El naturópata Pedro Luquin nos cuenta cómo Tómbola intercedió en su vida

Blog, Tómbola

«Tómbola era el centro de la ciudad, un espectáculo, una atracción para todo el mundo»

Pedro Luquin es Doctor en naturopatía, diplomado en iridología, acupuntura y osteopatía, copresentador del programa “La botica de la abuela”, invitado en ponencias y programas de radio sobre la calidad de vida, aficionado a deportes como atletismo, montaña, artes marciales (Primer Dan de AIKIDO)… ¡Un hombre muy dinámico y que pone gran estusiasmo en todo lo que hace!

En esta ocasión nos damos cita con él y su mujer Gema Urtasun porque su recuerdo – anécdota de Tómbola les atañe a los dos. Nos situamos en el año 56. Nos cuenta que en esa época en Tómbola, los boletos no premiados eran similares a cromos que se coleccionaban en un álbum. La primera persona que consiguiera llenar el álbum, recibía un premio. Por lo demás, la Tómbola funcionaba de manera similar a la actual…

El naturópata, presentador de TV y comentarista en radio, Pedro Luquin en las inmediaciones de Tómbola
El presentador de TV y comentarista en radio, Pedro Luquin en las inmediaciones de Tómbola
  • Tu principal recuerdo de Tómbola está vinculado con ese album ¿no?
    Pedro: si, tenía 12 años y siempre he sido muy inquieto. Todos los días venía corriendo desde la calle Amaya donde vivía  hasta el Paseo Sarasate para ver si conseguía todos los boletos y llegaba a ser ese primer chaval al que daban el regalo por completar el álbum.
    Estábamos todos los chavales como ávidos, como fieras esperando a que alguien tirase algún boleto. Pero era difícil. La mayoría de la gente los coleccionaba, los guardaba. Eran unos boletos bonitos y no se… no se tiraban. En cuanto uno caía, no llegaba al suelo. Cada jornada al final llegaba a casa y ponía los boletos que había conseguido pegados en el álbum. . Hasta que un día, puse el último y por la mañana fui corriendo al mostrador y me dijeron, sí eres el primero y me dieron un balón, que hoy en día no es tanto, pero en aquellos años un balón era un gran regalo.
  • Aquí Gema, en esta parte de la historia entras tú…
    Gema: Sí, yo también estaba haciendo la colección de boletos para completar el álbum porque en esa época no teníamos nada. Completé el álbum y vine con mi hermana que era más mayor para que nos dieran el balón. Llegamos pronto y estuvimos esperando porque la Tómbola estaba cerrada… Yo creo que Pedro se coló, entró de algún sitio porque como te digo, estábamos esperando y cuando fuimos a entregarlo, nos dijeron acaba de venir un chaval y se lo hemos dado…. No me lo podía creer. ¡Que desilusión!
  • Ese chaval que te “quitó” el balón es tu marido, Pedro
    Gema: Exacto… no sé cómo lo hizo.
    Pedro: ¡Una chica muy guapa por cierto!… Después fuimos coincidiendo porque pasábamos el verano en pueblos muy cercanos, vivíamos por la zona y nos conocíamos de vista.
  • Pero de ahí…. a acabar siendo pareja..
    Gema: Al cabo de varios años, a  mí se me mató un novio de accidente Estaba muy triste y mi madre me dio 5 euros para gastar en la tómbola. Al bajar abajo pasaba él (Pedro) y como era amigo de mi hermana, cantaban juntos en el coro…empezamos a hablar, de ahí a salir, después nos casamos y hasta ahora, que  ya tenemos 5 hijos y 9 nietos..
  • Podemos decir que la Tómbola siempre ha estado presente en vuestras vidas…

          Pedro:  Se podría decir que sí….

La tómbola en esa época era el centro, era un espectáculo. Había escasez… no hacía mucho tiempo que había terminado la guerra ¡y se rifaba un piso incluso!. Cualquier cosa nueva nos parecía una maravilla, un mundo nuevo.

  • ¿Y entonces veníais mucho?
    Pedro: Era uno de los centros de sanfermines. La gente que venía era de todos los estatus pero casi diría dominaba la clase media alta. Era una atracción para todo el mundo. Excepto media docena de ricos que podía haber en Pamplona todo el mundo quería que le tocara algo. Una bicicleta era mucho tocar…

Responder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.