#Por un mañana

MEDIDAS DE PREVENCION Y ACTUACIÓN ANTE LA SITUACIÓN DE CORONAVIRUS

Estamos viviendo unos momentos duros. Todos somos conscientes que esta situación se va a prolongar en el tiempo, y va a tener unas consecuencias graves. Vivimos el dolor que está produciendo, seguramente muy cerca de nosotros.

Vivir en estos momentos el ejercicio de la caridad y la fraternidad es vital. A la vez, nos supone un reto, porque no es sencillo hacer compatibles la cercanía a los que sufren de una u otra manera, con el respeto a las normas sanitarias que se nos ordenan para la salvaguarda de la salud de unos y otros.

Es el momento de la escucha, fundamental en este momento, para aliviar situaciones de angustia, sufrimiento o incertidumbre y tratar que nadie a nuestro alrededor se sienta solo.

Para poder ser fieles a nuestra misión y al mismo tiempo preservar, en todo lo posible, la salud de todos, hemos adecuado nuestra acción social en esta circunstancias.

Seguimos cuidando de quien más lo necesita

Desde Cáritas buscamos el equilibrio entre protegernos y proteger a los demás. Continuamos acompañando y ayudando a las personas vulnerables. Para ello lo hacemos bajo unas pautas estrictas de higiene:

» Lavado de manos frecuente durante nuestra actividad.

» Atención con mascarilla y guantes.

» Cuidado de la higiene del lugar de trabajo.

» Mantenemos dos metros de distancia entre las personas.

» Se han suspendido todas las actividades que no sean estrictamente necesarias como formación o talleres, reuniones, o acompañamiento de los animadores.

Seguimos atendiendo

Todas las personas que atendemos son ahora doblemente vulnerables, pero en Cáritas seguimos a su lado de esta forma:

» Se prioriza la atención telefónica o telemática frente a la presencial para evitar encuentros o entrevistas.

» La sedes de Pamplona y Tudela atienden a puerta cerrada en casos excepcionales en los que no se pueda atender por tfno. o por mail.

» Las Residencias Santa Maria y de Familias siguen su labor bajo unas estrictas medidas de higiene y cuidado de las personas: se toma la temperatura diariamente a los residentes, las visitas y salidas están restringidas asi como los movimientos en las zonas comunes y se han incrementado las labores de limpieza.

» El comedor sigue su actividad pero preparando la comida para llevar a casa o al lugar de residencia.

» El centro ocupacional San Francisco  en la medida de sus posibilidades y siempre protegido la salud y el cuidado de las personas, trata de seguir su actividad. Por otro lado, se están realizando seguimientos telefónicos de los usuarios, (diariamente a los más vulnerables y cada dos días al resto de personas), para garantizar que las personas del centro tengan cubiertas las necesidades mínimas mientras dure esta situación.

» El servicio de empleo ha suspendido las actividades de formación. Las ofertas de empleo se atienden telefónicamente.

» El centro de día, San Miguel, el espacio para las personas sin hogar, se atiende de manera individual, a puerta cerrada.

» El servicio jurídico y de inmigración atiende telefónicamente y realiza los trámites telemáticamente.

Labor de acompañamiento y escucha

Para nosotros, la persona siempre está en el centro, pero es en este momento tan complicado, en el que queremos estar más ceca que nunca. Por eso, desde Cáritas se está llamando a todas la personas y familias que atendemos para escucharlas y conocer de primera mano como están y qué necesitan.

Para esta labor, nuestra red de las Cáritas Parroquiales es fundamental. A través de ella, podemos estar más cerca de quien lo necesita. Para ello, se han adoptado una serie de recomendaciones:

» Visibilidad de los teléfonos de las Cáritas Parroquiales para que para cualquier persona que pueda necesitar nuestro servicio sepa como encontrarnos.

» Procuramos que las personas estén cubiertas con lo necesario (alimentación, vivienda, etc).

» Especial atención a personas mayores y las personas impedidas o enfermas de nuestro entorno promoviendo que en cada portal de viviendas haya una persona que se ofrezca a hacerles la compra o llevarles comida.

» Llamadas telefónicas a personas que viven solas para que no se vean encerradas, además de en casa, en su soledad.

Sigamos siendo la caricia de la Iglesia desde el corazón, para todas las personas en situación de exclusión y sufrimiento.

ACTUACIÓN DE CÁRITAS ESPAÑOLA

Estamos dando recomendaciones a las 5.671 personas contratadas y los 84.551 voluntarias para respetar las orientaciones del gobierno, permanecer en casa y evitar el contagio. La mayor parte de los equipos de trabajo mantienen su trabajo fuera de casa.

Continuamos acompañando y ayudando a las personas vulnerables, para quienes la enfermedad supone un riesgo aún mayor por diferentes causas: viven solos, tienen otras patologías, no cuentan con condiciones de vida e higiene adecuadas,…

Las personas voluntarias que pertenecen a un grupo de riesgo han dejado temporalmente su actividad y se han suspendido reuniones, encuentros y formaciones para evitar aglomeraciones.

Apoyamos a todas las Cáritas Diocesanas que se encuentran en una situación de crisis y de replanteamiento de muchos de sus servicios y programas por diferentes motivos: programas que se suspenden, atenciones que no se pueden prestar y se empiezan a realizar a domicilio, centros que tiene que aumentar su capacidad para alojar a más personas durante el aislamiento.

Estamos identificando las necesidades humanas y materiales que tiene nuestra red de 70 Cáritas Diocesanas y 5.739 Cáritas Parroquiales tanto de voluntariado como de material sanitario y de protección, alimentos u otros bienes.

Para poder ser fieles a nuestra misión y al mismo tiempo preservar, en todo lo posible, la salud de todos, hemos adecuado nuestra acción social en esta circunstancias.

Coronavirus y pobreza

Cáritas alerta de los efectos sociales que esta emergencia sanitaria creada por el coronavirus puede producir en las familias en situación de pobreza y exclusión que, según datos de FOESSA es de 8,5 millones de personas, el 18,4% de la población española.

Avalados por nuestra experiencia de acompañamiento desde hace más de 70 años a las personas excluidas, urgimos al Gobierno a responder a esta emergencia sanitaria, económica y social con medidas orientadas a «no dejar a nadie atrás».

EMPLEO

Prórrogas en la prestación por desempleo, flexibilidad para acceder a ellas en caso de ERTE y ayudas para el sector del empleo doméstico.

VIVIENDA

Suspensión de desahucios en marzo y abril y medidas concretas para el apoyo a las personas sin hogar.

INGRESOS MÍNIMOS

Prorrogar las rentas mínimas concedidas y resolver de forma urgente las que están en curso.

ALIMENTACIÓN

Gestionar las ayudas previstas por la ausencia de becas de comedor en forma de tarjetas canjeables en supermercados y comercios de alimentación.

INMIGRACIÓN

Prórroga de las autorizaciones de extranjería, tarjetas de solicitantes de asilo. Los jóvenes tutelados que cumplan 18 años deberán poder permanecer en los centros para evitar ir a la calle.

SUMINISTROS BÁSICOS

Bono social eléctrico y prohibición de cortar el suministro energético durante el estado de alarma igual que en situaciones meteorológicas extremas.