Patricia, una de las nuevas caras en Tómbola

Blog, Tómbola, Voluntarios

Patricia, una de las nuevas caras en Tómbola.

Patricia lleva apenas dos años colaborando en Tómbola, pero ya comparte esa característica ilusión que envuelve a Tómbola y a todos sus voluntarios. Como dice ella, «Para mí, Tómbola es felicidad».

  • ¿Por qué empezaste a ser voluntaria?

Empecé a serlo porque siempre me ha gustado el ambiente alrededor de la misma, y ya se me había metido en la cabeza el participar como voluntaria. Tenía tiempo libre y en cuanto contacté con Cáritas, me recibieron con los brazos abiertos. Además, considero muy importante la labor social de Cáritas y el sentimiento unánime de ayuda que se respira en Tómbola.

  • Eres de las voluntarias más jóvenes, ¿crees que Tómbola necesita una renovación? 

El hecho de que la mayoría de voluntarios sean personas mayores lo considero muy normal y comprensible. En primer lugar, porque no pueden ser voluntarios aquellos menores de 18 años. Y, en segundo lugar, por  las fechas en las que se celebra Tómbola, ya que la mayoría de jóvenes están acabando los estudios y tienen exámenes finales.

Creo que Tómbola se está renovando poco a poco. ¡Aún se ven caras jóvenes entre los voluntarios! Si bien es cierto que sería más fácil llegar a la población más joven a través de las redes sociales. No solo este blog, que es un gran primer paso, sino hacer que Tómbola interactúe en las redes sociales con los habitantes de Pamplona. Son muchísimas las personas jóvenes que se animan a participar en Tómbola comprando boletos, si Cáritas impulsa su presencia en las redes sociales, estoy segura de que se acercarían más voluntarios. Además, creo que una gran cantidad de la población no sabe cómo o dónde hacerse voluntario.

«Entre los voluntarios todo son ganas de ayudar y apoyo de los unos a los otros. Para mí, Tómbola es felicidad.»

      • ¿Qué es lo que más te gusta y destacarías de trabajar como voluntaria en Tómbola?

Lo que más aprecio es el ambiente que se respira. Todos los días es felicidad, ilusión y ganas de pasarlo bien. Pamplona quiere a Tómbola y Tómbola sonríe cada día a Pamplona. Desde aquellos que se pasan por curiosidad, hasta quienes la visitan casi a diario; incluso quienes se van de vacaciones y paran un minuto a probar la suerte de este año. Entre los voluntarios todo son ganas de ayudar y apoyo de los unos a los otros. Para mí, Tómbola es felicidad.

      • Y algo que te cueste, o te guste menos…

Lo que más me cuesta, por un lado, es controlar los turnos de quienes quieren comprar boletos cuando hay mucha gente. Y por otro lado, contar los mismos mientras te cuentan ilusionados los premios que les gustaría que les tocasen. Todo se arregla con paciencia y contando dos veces.

      • Alrededor de Tómbola hay muchos mitos, como que el coche no toca,… ¿ha cambiado tu percepción de Tómbola desde que trabajas en ella

Sí ha cambiado, pero a mejor. Antes era otra habitante de Pamplona más a quien le gustaba ver Tómbola y pasarme al menos una vez a probar suerte y contribuir con lo que pudiera a impulsar la labor de Cáritas. En verdad no sabía mucho más. Sobre los premios siempre he pensado que muchos mitos son supersticiones y, así es, todas las bolsas tienen premios; están repartidos. Eso sí, ahora sé de muchos premios muy buenos que se reparten que antes no conocía, porque a mí (por muy voluntaria que se sea), no me tocan.

      • ¿Nos podrías contar alguna anécdota de tu experiencia en Tómbola?

Al llevar tan sólo dos años no tengo muchas. Pero sí es verdad que rápidamente te das cuenta de las manías de algunos. Un hombre, por ejemplo, fue a comprar boletos y me preguntó cuándo había salido el último coche. Cuando le dije que hacía dos días, me dijo que ya no quería boletos. Estaba calculando cuándo saldría el siguiente coche. O, por ejemplo, una mujer se enfurruñó porque no tenía boletos para venderle. Justo acababa de acabar la bolsa de boletos y acababa mi turno. No sé si compraría o no a otro compañero, pero después me explicó que el año anterior le había tocado un premio gordo en unos boletos que me compró a mí. Personalmente les tengo especial cariño a aquellos que compran para que familiares y amigos abran. Me encanta el espíritu de compartir momentos de felicidad e ilusión que cada día se respira en la Tómbola.

      • Tómbola en 2020 va a hacer 75 años ¿Crees que conseguirá llegar a los 100?

Considero que Tómbola tiene futuro y ¡espero que llegue a los 100 años! Tómbola ya es parte de Pamplona y creo que sería triste para la ciudad, no solo ya para Cáritas, perderla.

      • ¿Recomendarías ser voluntaria?

Recomendaría totalmente ser voluntario de la Tómbola; siempre que se tenga tiempo y ganas de contagiar felicidad e ilusión.

Responder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.